En este artículo explico de modo esquemático los pasos que debemos realizar para registrar una comunidad de propietarios.

  1. Redactar los Estatutos por los que se va a regir la comunidad.
  2. Convocar la primera Junta de propietarios, donde se nombrará presidente, y en su caso, vicepresidente, secretario y demás cargos, se aprobarán los estatutos, normas de régimen interno, se autorizará a abrir una cuenta bancaria operativa, entre otras cosas.
  3. El Acta de esa junta deberá transcribirse a un libro de actas, por lo que deberá adquirir un libro de Actas en cualquier papelería, preferiblemente de hojas extraibles para redacción e impresión por medios mecánicos.
  4. A continuación, El presidente  o el administrador llevará el libro de actas al Registro de la Propiedad que les corresponda por zona del inmueble. El libro tiendrá que estar en blanco, y deberá acompañar las actas con el nombramiento del presidente y una copia de la escritura de división horizontal del edificio.
  5. Una vez sellado el Libro de Actas por el registro de la Propiedad, deberá tomar la primera página por orden de numeración e imprimir el Acta de la primera Junta y preferiblemente los estatutos también, ambos firmados por el presidente y el secretario.
  6. A continuación deberá presentar el Libro de Actas en Hacienda para que ésta le dé un número CIF.
  7. El CIF es requisito indispensable para abrir una cuenta bancaria, por lo que una vez obtenido ya puede dirigirse al Banco o Caja de su elección. Recuerde que deben ir al Banco a que le recojan las firmas aquellos que estarán autorizados a operar con la cuenta bancaria, teniendo que indicar si las firmas serán mancomunadas o solidarias.
  8. Recuerde que la llevanza de la contabilidad es obligatoria para las comunidades de propiestarios.
  9. Si la comunidad de Propietarios es grande o no hay nadie con los conocimientos o disponibilidad necesaria para hacerse cargo de ella, es recomendable la contratación de un administrador de Fincas desde el principio, para que éste se encargue de realizar todos los trámites iniciales, de llevarles las contabilidades, dar de alta al personal de mantenimiento que preste servicios para la comunidad  y solucionarles los posibles problemas que se deriven del día a día, que por lo general no serán pocos.

Alberto Riera Antúnez.