En el momento de la declaración del concurso pueden existir deudas sujetas a condición. Si la condición es suspensiva, el concursado sólo será deudor con respecto a esa deuda si la condición se cumple. Por otra parte, si la condición es resolutoria, dejará de ser deudor si la condición se cumple.

La cuestión crítica aquí es determinar si este tipo de acreedores inciertos debe ser admitido en la masa pasiva del concurso, y en tal caso, si debe procederse a su pago.

Para atender a la solución de esta cuestión, debemos atender a lo dispuesto en el artículo 1121 del Código Civil, es decir, debemos actuar conforme a lo que dispone cada condición:

  • si la deuda se encuentra bajo condición suspensiva, se deberá retener su importe hasta que la condición se cumpla.
  • Si la deuda está sometida a condición resolutoria, se pagará al acreedor lo que le corresponda, siempre que garantice la restitución a la masa en el caso de que la condición se cumpla. Esa mima línea sigue el artículo 87.1 a 5 de la Ley Concursal.