Reservar de Inversiones de Canarias (RIC)Mediante un ejemplo pretendemos ilustrar la aplicación de la RIC en el caso de que se pretenda arrendar bienes de inversión y la persona vinculada a la actividad de gestión de los arrendamientos sea un familiar directo.

Planteamiento

Una sociedad dedicada al arrendamiento de apartamentos y viviendas en las Islas Canarias y que aplicó la Reserva para Inversiones en Canarias tiene dos personas con contrato laboral y a jornada completa, una de ellas un hijo de los socios de la sociedad. Debido a la crisis pretende que la gestión del arrendamiento de viviendas lo efectúe sólo el hijo de los socios, pero no sabe si supondría el incumplimiento de los requisitos previstos para la aplicación de la Reserva para Inversiones en Canarias.

Solución

En este sentido, la normativa reguladora de la Reserva por Inversiones en Canarias condiciona su aplicación a que no exista vinculación, directa o indirecta, con los arrendatarios o cesionarios de dichos bienes y a que no se trate de operaciones de arrendamiento financiero. Así, la vinculación dentro del período de mantenimiento en funcionamiento de la inversión, en los contratos de arrendamiento o cesión de uso, entre el arrendador y los arrendatarios o cesionarios de los bienes en que se materializó la Reservas para Inversiones en Canarias, supone el incumplimiento de este beneficio fiscal.

Por lo tanto, la vinculación de la sociedad con una persona contratada, laboralmente y por jornada completa, para la ordenación de la actividad de arrendamiento, es una vinculación distinta a la prevista en la normativa, y no afecta al cumplimiento de la Reserva para Inversiones en Canarias.

NOTA

Aunque la consulta se refiere a la normativa aplicable en ejercicios anteriores al 1-1-2007, entendemos que la misma sigue siendo aplicable con la regulación actual introducida por el RDL 12/2006 para ejercicios iniciados a partir del 1-1-2007.